sin ciencia no hay futuro

Alfonso Grados Bertorini

Publicado: 2010-10-04

Toda la vida es una carrera, más o menos larga, para llegar a la muerte, como dijo César González-Ruano. Y en esta carrera se nos ha ido hoy, Alfonso Grados Bertorini. Se nos ha ido de esta vida limeña de miserias y alegrías, esta mañana. Me enteré por RPP. Mis mayores lo recuerdan como Toribio Gol o como ministro de Trabajo durante el segundo gobierno de Belaunde. Yo lo recuerdo de 1983, antes de conocerlo personalmente mucho tiempo después, de cuando fui a votar por primera vez. Voté por él para la alcaldía de Lima en las elecciones que ganó Barrantes.

Lo conocí más tarde cuando empecé a ejercer el periodismo. Siempre me pareció un tipo correcto, amante de la política. Tenía un espíritu curioso y combativo. Y defendía fervientemente sus ideas con esa voz ronca que lo caracterizaba.

Le tuve aprecio, pese a que también tuvimos nuestros encontrones porque no siempre nuestras posiciones coincidieron. Particularmente, de los tiempos en que él era un infatigable animador de la candidatura de Javier Pérez de Cuéllar y del movimiento que él contribuyó a formar, Unión Por el Perú. Pero a pesar de la pasión de esas discusiones, nunca dejé de respetarlo y estimarlo. Desde acá quiero expresar mis condolencias a su familia. Se fue un hombre de honor. Descanse en paz, don Alfonso.


Escrito por

Pedro Salinas

Escribe habitualmente los domingos en La República. En Twitter se hace llamar @chapatucombi. Y no le gustan los chanchos que vuelan.


Publicado en

La voz a ti debida

Un blog de Pedro Salinas.