"Ahora soy el garante de la democracia en Perú", afirma Toledo

Publicado: 2011-06-27

Tomado de La Tercera.- Por Jana Beris.- El ex Presidente peruano Alejandro Toledo acaba de visitar Israel, invitado a hablar ante el Congreso Judío Mundial. En Jerusalén, concedió una entrevista a La Tercera, donde habló de las recientes elecciones en su país y de cómo serían las relaciones entre Chile y Perú durante el próximo gobierno de Ollanta Humala.

¿Cómo ve usted su nueva relación con Humala? Usted hizo una alianza con él, cuando no pudo pasar a la segunda vuelta.

Por razones mucho más complicadas que no voy a explicar ahora, no me permitieron ser presidente otra vez. Y lo hizo un señor que se llama Alan García Pérez.

¿Usted lo acusa directamente de haberlo perjudicado?

Absolutamente. El dijo en público que no podrá poner presidentes, pero puede impedir que sea presidente alguien que él no quiera. Y lo cumplió. El todavía no se recuperó del hecho que le gané en 2001.

¿Pasa por algo emocional?

No sólo, no sólo…, pero quería, por algo muy conveniente, que alguien le cubra las espaldas por muchas cosas complicadas. Y la única que le podía cubrir las espaldas era la hija de Fujimori. Y entonces construyó dos muñecos para levantar, sacarme mis votos e impedirme entrar a la segunda vuelta. Fueron el alcalde de Lima y mi ex primer ministro. Eso ya se produjo. En la segunda vuelta yo lideré el movimiento que llevó abajo a Fujimori. Entonces, como el Perú estaba puesto en una encrucijada entre escoger entre Ollanta Humala y Keiko Fujimori, decidí apoyar a Humala siempre y cuando él juegue las reglas democráticas.

Pero si está claro que las posiciones que adopta ahora no son las auténticas suyas, ¿usted puede estar tranquilo?

Por eso, cuando mi partido y yo decidimos darle nuestro apoyo, primero hablamos con él y lo pusimos por escrito. Ha cambiado de posición. ¿A qué posición debemos creer? ¿A esta última o a la primera? En un segundo punto, le dijimos: si nosotros te damos un apoyo y eso significa con todo, incluyendo mi respaldo personal, quiero que sepas que me convierto en celoso vigilante de la democracia, de los derechos humanos, de la libertad de expresión y de no truncar el crecimiento económico. Si tú te sales de ahí, no únicamente no te voy a apoyar, sino que me vas a tener nuevamente en las calles otra vez con una vincha como lo hice antes.

O sea que usted todavía tiene dudas…

Hay dudas, hay dudas… Pero se le ha achicado el terreno… Porque si no, ¿por qué cargo yo con un pasivo de esta naturaleza?

Un presidente así vigilado, ¿puede inspirar confianza?

No... siempre existirá una sospecha... hasta que él despeje las sospechas. En el caso mío, lamentablemente, ahora soy el garante de la democracia en el Perú, sin ser el presidente.

¿Cree que así lo ve la opinión pública peruana?

Oh, ya me lo pusieron ellos, en la opinión pública, me dicen, por favor, "cholo, por favor, no te vayas, cuídanos"... Dije entonces carajo, ¿por qué no votaste por mí?

¿Y por qué no votaron por usted?

Porque los empresarios, que cuidaron sus bolsillos, votaron por Keiko.

¿Y no se va del país hasta que pruebe de nuevo su suerte para presidente?

Yo soy un indio gitano que trota por el mundo. Voy a pasar un tiempo en Perú, pero tengo mis responsabilidades.

¿Qué perspectiva hay para las relaciones entre Perú y Chile en esta nueva etapa?

Yo no veo que exista necesidad de preocuparse por Chile. Hay un conflicto marítimo, es cierto, pero eso está en manos de la Corte Internacional de La Haya. Humala acaba de estar con Piñera e incluso ha abierto la posibilidad, que nadie hubiera pensado, de exportarle gas a Chile. No veo grandes dificultades. Me preocupa sí su armamentismo.

Cuando usted fue presidente hubo tensión con Chile por el tema de la venta de armas a Ecuador. ¿Ha quedado algún sabor amargo?

Es cierto que ha quedado un sabor amargo, pero ya se resolvió.